''Duda que sean de fuego las estrellas, duda que el sol se mueva, duda que la verdad sea mentira, pero no dudes jamás de que te amo''
William Shakespeare.

sábado, 28 de julio de 2012

Capítulo 77 '' ¿Estarás emocionada no? ''


(6 meses más tarde) (Narra Alba)
Un ruido tormentoso me martilleó en los oídos. El despertador. Todos los días era igual. El horroroso tin-tin-tin me despertaba. Entonces me di cuenta de que hoy no era un día normal. Hoy era mi día. Hoy me casaba. Empecé a saltar en la cama mientras me reía sola. Estaba armando mucho ruido pero no era consciente de ello.
-¿¡Qué pasa?¡- gritó Paula desde la puerta de mi cuarto. - ¿Alba?- me miró y empezó a reírse- Definitivamente estás más loca de lo que yo creía.
-Ja, mira quien fue a hablar- le grité mientras me bajaba de mi cama. – Vale, ahora seamos serias. Necesito ayuda con mi vestido con mi pelo con mi cara, con…- me frenó.
-Yo te ayudo. Danielle y Eleanor vendrán dentro de un momento. Ya verás, vas a estar guapísima, no como ahora…- y se empezó a reír. Sabía que bromeaba pero me hice la ofendida. – Anda, no finjas que sé que te mueres de risa.
-Tienes razón- y me empecé a reír acompañada de Paula. Nos interrumpió el timbre.
-Ya voy yo. Deben de ser las chicas- y se fue a abrir la puerta. 
Mientras tanto, yo repasaba todas las aventuras que había vivido durante estos 6 años. Todo empezó cuando Justin entró en nuestras vidas. La verdad es que había sido una suerte para Paula. Gracias a él, ella pudo ser reconocida en el mundo de la música fácilmente aunque no dudo que ella hubiera destacado igual. En todo este tiempo he podido conocer mucho mejor al novio de mi mejor amiga y la verdad es que se ha convertido en uno de mis mejores amigos. Puede que hasta el mejor, además de Paula pero con ella era otra historia. Ella ya era como mi hermana. No nos habíamos separado desde que teníamos 12 años. Ocho añitos juntas conviviendo casi siempre bajo el mismo techo. Sabía que ella tenía ya una hermana pero no dudaba que yo también era para ella como una hermana. Gracias a ellos dos pude conocer a mi ‘’ rubiales’’ como lo llama Paula. Gracias a ellos ahora estoy aquí, en Londres, a unas horas de que me case. Mis padres y mi hermana viajarán hasta aquí para acudir a mi enlace, además de algunos cuantos amigos de Paula y míos que hacía tiempo que no veíamos, incluida la hermana melliza de Paula, Irene.
-Despierta…- me gritó Eleanor que acaba de entrar por la puerta seguida de Paula y de Danielle.
-Estoy despierta- me defendí riéndome.
-Venga, empecemos a maniobrar que hay que convertir un pato en un cisne blanco- dijo Paula a modo de broma. Todas nos reímos.
-Gracias por tu metáfora, futura ministra de defensa- le dije. Paula además de seguir con su carrera de música había decidido empezar a cursar ciencias políticas. La verdad, yo le había aconsejado que estudiara algo porque la música no iba a serlo todo en su vida. En algún momento tendría que dejarlo.
-De nada, futura profesora de inglées- me guiñó un ojo mientras Danielle me hacía sentarme para hacerme uno de sus complicados peinado.
-Dani, prefiero que sea muy simple el peinado- le confesé.
- Como quieras- sonrió. – Si quieres te paso un poco las planchas y te lo dejo suelto. Tienes una melena muy bonita.
-Me parece muy buena idea- dijo Paula.
-Vale- asentí. Mientras tanto, Paula y Eleanor se arreglaban. Las tres iban a ser mis damas de honor y lucían el mismo vestido. Era de un rosa pálido y de palabra de honor. Lo había elegido Eleanor y la verdad es que era precioso.
-Vas a ser la primera en casarte de nosotras. ¿Estarás emocionada no?- me preguntó Danielle. La verdad es que más que nada estaba nerviosa pero no quería que se me notara.
-Mucho.
Después de mucho rato mientras Paula me maquillaba y las chicas se vestían acabamos todas de arreglarnos y bajamos del piso. Abajo nos esperaba una limusina. Entré yo primero por culpa de mi vestido. Era también de palabra de honor con piedrecitas brillantes por el borde. Era muy largo, tanto que casi no se me veían los tacones.
Llegamos a la iglesia. Era una pequeña porque queríamos que nuestra boda fuera lo más intima posible. Solo habíamos invitado a nuestros más cercanos familiares y a unos pocos amigos. Queríamos pasar desapercibidos ante los paparazis pero de nada valió porque al bajar de la limusina un montón de cámaras nos invadieron. Las chicas no le dieron importancia y por tanto yo tampoco se la di. Entré en la iglesia sonriendo y empezó a sonar la marcha nupcial. Empecé a caminar hacia el altar cogida del brazo de mi padre mientras que las chicas me seguían con un ramo de rosas cada una.  Lo primero que hice fue mirar a Niall que me esperaba al fondo, delante del altar. Llevaba un esmoquin verde oscuro. Los chicos habían tratado de convencerlo de que escogiera un esmoquin negro pero él era tan cabezota como yo y no cambió de opinión. Iba muy guapo de todas formas. Aun no creía que en una hora más o menos seríamos marido y mujer. Él estaba sonriendo y mantuvimos la mirada unos cuantos segundos. Luego me giré para ver a todos los demás. Mis tíos y mis primos me saludaban mientras yo les sonreía y lo mismo hice con la familia de Niall. Luego miré hacia mis amigos de España. Cuanto los había echado de menos. Les sonreí para luego fijar la mirada en los chicos de 1D que se sentaban en el segundo banco de la derecha. Estaban todos con esmoquin negro. Iban muy guapos. A su lado estaba Justin con un esmoquin blanco. También estaba muy guapo. Luego miré a mi madre que me sonreía desde el primer banco. Pude ver como algunas lágrimas caían sobre su rostro. Mi madre era muy sentimental. Por fin llegué a mi destino. Mi padre posó mi mano sobre la de Niall y dio comienzo la ceremonia.
Algunas veces nos mirábamos y nos decíamos cosas al oído. Las chicas que habían sentado en el segundo banco de la izquiera y a veces me giraba para ver si estaban llorando. Paula había estado llorando desde que comenzamos.
-Yo,  Nialler James Horan, te quiero a ti, Alba Fernández, como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y la enfermedad, todos los días de mi vida-  dijo Niall y yo sentí que se me hacía un nudo en el estómago de la emoción que estaba conteniendo.
-Yo, Alba Fernández, te quiero a ti,  Nialler James Horan, como esposo y me entrego a ti, y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y la enfermedad, todos los días de mi vida- al decir eso sonrió, con esa sonrisa tan bonita que tiene.
Después de eso, Niall se acercó a mí, y me dio un tierno beso sobre los labios. Los invitados aplaudieron y algún que otro silbó. Los dos nos reímos y salimos de la iglesia mientras Harry, Zayn, Louis, Liam, Paula, Danielle y Eleanor nos tiraban arroz. 
...................................................................................................
No chicas no. Esta novela aún no se ha terminado pero poco poco falta. Cuando esté terminada lo sabréis. Yo os lo haré saber. De momento espero que os guste este capítulo. Y Bella si lees mi nove de 1D te lo agradezco. http://novelade1dmorethanthis.blogspot.com.es/   Un beso a todas os quiero.
Paula XX

2 comentarios:

  1. Puff, que alivio (;, jajaja, cuantos capitulos quedan mas o menos?

    ResponderEliminar
  2. Me encanta! Que suerte que no termino :#Uff:

    ResponderEliminar